Casablanca

Casablanca cumplía 70 años el lunes y a mí me pillaba encamado, febril, lejos del Rick’s. Para ser sinceros, no estaba al tanto de la efeméride. Tampoco el fanatismo es tal. Por ello, el sudor fruto de los cerca de cuarenta grados hizo más estoico, casi épico, el esfuerzo por descubrir si M.J. había escrito unas líneas al respecto. Alguien que hizo ibérico aquello que Ilsa le soltó a Rick, (“El Ibex se hundía y nosotros nos enamorábamos” es la descripción que dio a su blog en El Mundo), tenía casi la obligación de llevarnos de vuelta a la ciudad que vio llegar al segundo, engañado, a “tomar las aguas”. Y ahí estaba: “ De todas las películas del mundo, Casablanca“.

Sigue leyendo en ‘Una cabaña en Wisconsin’ –>